Páginas vistas en total

Bailando un tango.

No me llega el cuerpo a la camisa,
al leer a la porteña enamorada;
me dejado en los labios la sonrisa
y en el tango apretao tá muy "priendada"...

Con los ochos bailaos con apostura
y la pata enredá por la rodilla,
en derroches de mala compostura
hace giros que a la gente maravilla.

En paso mal dado en la baldosa
por el mate que ha tomado, cae la silla,
y se queda mas planchau que dura losa.

Con Chanchanes finales deste tango
esta ¿mina?, se muestra sonriente,
y el tanguero se suicida por un puente.
Emilio.
10 Octubre 2010.

No hay comentarios: