Páginas vistas en total

Soñando.

Abrázate a mi cuerpo
hasta que me falte el aire;
en tus labios pondré un beso,
para que tu me lo guardes.

Mis manos van cual palomas
volando a vos a posarse,
en esos tarros de aromas
que en la noche me mostraste.

La blancura de tu cuello
es, mi amor, tan excitante,
que mi pasion es constante
al disfrutar de lo bello.

Cuando amorosa te veo
con los ojos entreabiertos,
me haces sonar tu concierto
y muero por mi deseo.




Emilio.
14/08/2009

No hay comentarios: